Solicite su cita

Buenos hábitos para el cuidado de la visión


Sensibilidad al contraste

La sensibilidad al contraste es la medida de la calidad visual, la cual es diferente de la cantidad visual, mide la habilidad del sistema visual para distinguir entre un objeto y el fondo sobre el cual el objeto se encuentra.  Un ejemplo para entender la diferencia entre un alto y bajo contraste es imaginar un gato negro en un fondo de nieve blanca (alto contraste) y un gato blanco en un fondo de nieve blanca (bajo contraste). 

Su principal ventaja es que proporciona información completa y real del estado visual del paciente, además de servir para identificación temprana de muchas enfermedades entre las que se encuentran: ambliopía, cataratas, glaucoma, Alzheimer, SIDA, degeneración macular, diabetes, toxicidad por cloroquina e hidroxicloroquina.

Este examen es realizado con evaluador visual Optec, el cual permite la medición de la calidad visual a través de la evaluación de la habilidad del sistema visual para distinguir entre un objeto y el fondo sobre el cual se encuentra. La prueba se puede realizar bajo condiciones con y sin deslumbramiento.